viernes, 9 de septiembre de 2011

Soy yo.

Soy la maldad que aqueja el mundo, la razón de ser del inconsciente.
Soy sol, soy luna, universo, constelación, estrella, planeta inerte en galaxia lejana.
Soy aventura, temor, realidad, fantasía.
Soy el alma del aguerrido, del cobarde, del valiente y del poeta.
Lírica incesante de batallas, sangre, tierra, agua, fuego.
Soy la sonrisa del caído que desesperado ve yacer a su lado la ruina, la arrogancia de la conquista y el terror supremo de los pueblos vencidos.
Soy espíritu propio, religión, versículo convertido en Dios elevado a los altares terrenales para descender cual profecía a lo oscuro, lo abstracto, lo indomino.
Perpetua esclavitud del inframundo convertido en diablo, siervo, anclado en el egoísmo y la avaricia desmedida, volteadas sobre fieles fracasos y derrotas.
Soy imperio, recuerdo e historia.
Soy leyenda escrita en tinta y llanto, vanguardia de estandartes culpables de tanto sufrimiento y exterminio.
Soy la conciencia que acalla a aquel, que lejano ve al pueblo que dirige convertido en un ser solitario, frío, impropio e inerte.
Soy el padre, el hijo, la sombra de la duda, la razón de ser de lo eterno, lo invisible, lo que se teme y se aleja, lo que se acerca y se aparta.
Soy el cuerpo, el alma, la voz, la conciencia.
Soy la vida que nace y muere.
Soy la sabia decisión del destino.
Soy el camino del errante.
Soy el puerto, el barco, el mar, la brújula donde nace el pensamiento que evoluciona al hombre, la razón de ser de todo lo que abunda en este planeta y su consecuencia.
Soy simple y a la vez compleja. Vivo en ti, y en él, en ellos.
Soy inconsciente, incesante, lleno de caminos y encrucijadas.
Soy la vida del científico, del filósofo, del general, del poeta y del cantor su razón de ser, su existencia primaria.
Soy más que Dios, porque yo soy el verdadero ser supremo.
Soy lo que buscas y no encuentras.
 
                                               SOY LA IDEA.

La daga pensante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada